Pequeñas grandes marcas

Siempre digo que tengo la suerte de trabajar para grandes empresas y para pequeñas empresas con grandes ideas.

Emprendedores apasionados, que pueden estar horas hablando de su idea y a los que tú estarías días escuchando.

Esas personas que tienen tanta confianza en su proyecto, que no solo quieres ayudarles con su marca, sino involucrarte, verlo crecer y recomendarlo a todo el mundo.

Emprendedores no porque están en paro, por probar, por si funciona…Personas que han encontrado una pasión y quieren hacer de eso, su vida y no solo su trabajo.

Al principio, pensaba que era suerte el poder tener este tipo de clientes y poder conocer a gente tan interesante. Pero creo que no es casualidad. Alguien que cree tanto en su idea y que lleva tiempo desarrollándola en su cabeza, sabe que necesita una marca. Quiere decir un “¡Aquí estoy yo!” y quiere decirlo de la mejor forma posible. Sabe que tiene una única oportunidad de que le oigan y no va a perderla.

Para ellos, la imagen de su empresa no es un gasto, es una inversión y quieren sacarle el máximo rendimiento. Precisamente porque entienden todo lo que una marca bien gestionada puede ayudarles, no se conforman. Son exigentes y autoexigentes y esta combinación es la perfecta para desarrollar un buen proyecto de marca.

[quote align="center" color="#888"]A éstos, no hay que venderles nada. Simplemente intentar demostrarles que puedes estar a la altura de su proyecto y que vas a dar todo de ti, porque de repente eres tú la que crees al 100% en ellos.[/quote]

Published by: MARINA GOÑI in Sin categoría

Leave a Reply