Lo que necesitas saber sobre el registro de una marca

Hoy vamos a tratar un tema menos creativo pero igual de importante para nuestra empresa: El registro de marca.

No basta con desarrollar la marca desde el punto de vista estrategico y visual. Hay que protegerla legalmente, para que nadie pueda aprovecharse ilícitamente de la inversión que hemos realizado.

Es un tema denso y complejo en el que los especialistas son los agentes de la propiedad intelectual, pero sí creo que hay algunas cosas que toda persona que tenga una empresa o trabaje con marcas, debería saber.

He preparado una recopilación de algunas de las dudas más habituales que suelen tener mis clientes, que posiblemente sean parecidas a las que puedes tener tú en este momento. ¡Vamos allá!

 

Sin registro no hay marca

Mucha veces pensamos que al inscribir nuestra empresa en el registro mercantil, estamos registrando nuestro nombre de empresa. Esto no es así. La inscripción en el Registro Mercantil solo te da derecho a operar, la marca la concede la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas).

Si la marca no está registrada, no puedes evitar que otros la utilicen aunque sea el nombre de tu empresa. Y lo que es peor, otro sí puede registrarla e impedir que tu la utilices.

 

Clasificación de Niza

Las marcas se protegen para una actividad o producto concreto. Para ello, se utiliza la “Clasificación de Niza” donde están clasificados, en 45 epígrafes, todos los servicios y productos. Es importante pensar bien en cual de los 45 encaja mejor nuestro servicio / producto para obtener una protección adecuada.

El registro, por tanto, nos otorga exclusividad de uso en la categoría o categorías en las que hemos inscrito nuestra marca, no en todas.

Ver clasificación de Niza

Alguien puede registrar el mismo nombre y aplicarlo a una categoría diferente, siempre y cuando no estén estrechamente relacionadas. Por ejemplo, tenemos el mismo nombre de marca, Lotus, para relojes y coches. Son categorías diferentes por la que ambas marcas conviven sin problema.

lotus

 
 

 ¿Cómo sé si un nombre está libre?

La verdad es que no es fácil que el nombre que queramos esté libre. Solo en 2013 se solicitaron 47.767 nombres en España. Por eso, los procesos de creación de nombres son complejos, ya que se van descartando nombres por unas u otras razones y entre ellas el tema del registro.

Para evitar empezar un proceso de registro que vaya a ser denegado, es conveniente efectuar una investigación previa de la disponibilidad del nombre seleccionado.

Podemos hacerlo de dos formas:

1-Utilizar el buscador online que proporciona la OEPM. Es gratis, pero tiene el inconveniente de que sólo proporciona información parcial. Nos puede resultar muy útil para descartar nombres. Ver localizador

2-Utilizar una base de datos que tienen los Agentes de la Propiedad Intelectual. Esta base de datos permite efectuar búsquedas literales y por parecido, y tiene una fiabilidad mucho mayor. Sin embargo, esto no asegura que se vaya a conseguir el registro, es solo el paso previo.

 

Costes del registro

Registrar una marca, ya sea para proteger la imagen corporativa o para identificar productos o servicios, tiene unos costes bastante asequibles. Se registra para 10 años. Una vez transcurrido el periodo, se renueva si sigue siendo interesante mantener la marca.

Las tasas para registrar una marca española, en un único epígrafe son alrededor de los 150€. Si la queremos registrar en más de una clase, serían unos 90€ más por cada una de las siguientes clases. Si se trabaja con un agente de la propiedad intelectual, tendríamos que añadir sus honorarios.

 

Tipos de marcas

Principalmente hay tres tipos de marca.

Denominativa Se solicita únicamente el registro del nombre que se quiere utilizar comercialmente, sin asociarle ninguna imagen, letra o color.

Gráficas Se registra el símbolo (logotipo) que representará a la marca.

Mixtas Se incluyen, en el mismo registro, el nombre y el símbolo de la marca. De hecho, se registra un gráfico que contiene el texto con la marca (el logotipo).

Las tres cuestan lo mismo por lo que suele ser interesante registrar la marca una vez que la imagen está definida para así proteger ambas cosas.

 

Marca vs dominio

Tener el dominio de un nombre comercial no sirve como registro de marca.

Lo ideal es comprar el dominio al mismo tiempo o antes de solicitar la marca. Así nos aseguramos de que está libre y que es nuestro.

Si alguien compra el dominio de nuestra marca y la tenemos registrada, podremos reclamarlo y recuperarlo, pero el proceso puede ser largo, complejo y caro. Además, solo tendremos opción a “recuperar” el dominio en el caso de que lo que se ofrezca bajo ese dominio coincida con el servicio / producto que tenemos protegido.

 

Marcas comunitarias e internacionales    

Si nuestra empresa exporta o tiene la posibilidad de exportar a corto / medio plazo, puede ser interesante solicitar una marca comunitaria. En lugar de registrar la marca individualmente en todos y cada uno de los mercados donde vaya a operar, una marca comunitaria, automáticamente incluye el registro en todos los países miembros de la UE (27 países).

Si vendemos fuera de Europa, lo interesante sería registrar la marca en todos los países en los que operamos. Esto lo haríamos siguiendo los tramites concretos de cada uno de los países.

 

Símbolo ®

El tener la marca registrada nos da derecho a incluir el símbolo ® al lado de nuestro logotipo. Es un derecho, no una obligación. Muchas veces, por el tipo de diseño del logotipo, no se incluye, dejando la imagen más limpia. Aunque no lo usemos, estamos igualmente protegidos.

logos registrados

 

Vigilancia de marca

Una de las cosas más curiosas de las marcas es que el hecho de tener registrada una marca no impide que otro quiera registrar una marca igual o muy similar a la tuya. Cuando alguien solicita el registro, se publica en el BOPI (boletín oficial de la OEPM) y, si en el transcurso de 2 meses nadie se opone, se le concede. Para impedir esto, los agentes de la propiedad intelectual monitorizan informáticamente todas las marcas solicitadas y las cotejan con todas las que están incluidas en su “servicio de vigilancia”.

 

¿Puedo hacerlo yo?

Los tramites para registrar una marca son sencillos e incluso se pueden hacer vía Internet. Por lo que no habría problema en hacerlo uno mismo, siempre y cuando estemos seguros de que nuestro nombre no entra en conflicto con otra marca previamente registrada. Si no hemos hecho bien el análisis de las marcas existentes, y se oponen a nuestro registro, perderemos el dinero y nos quedaremos sin marca.

Si es un nombre que puede tener problemas, lo mejor es contar con un buen profesional que nos asesore, nos ayude con los tramites y después mantenga la vigilancia de la marca.

 

[quote align="center" color="#666"]Tu marca es un activo importante de tu empresa. Y al igual que aseguramos el resto de activos, no deberíamos olvidarnos de proteger el único que es irremplazable[/quote]

Published by: MARINA GOÑI in Sin categoría

Leave a Reply