Algunos nombres buenos

Son muchos los elementos que configuran una marca pero no cabe duda de que el nombre es uno de los más importantes. Simplemente con el nombre, reconocemos y evocamos todo lo que sabemos sobre una marca al oirlo en la radio o si nos lo mencionan.

El nombre es una de las principales fuentes de identidad de las marcas y uno de los factores críticos de éxito. De hecho, se puede rediseñar la identidad de una marca, pero si el nombre cambia; la marca ya es otra.

Muchas veces no dedicamos el tiempo necesario para crear un buen nombre para nuestra empresa / producto y esto es un error. Ponemos nombres arbitrariamente o en base a factores poco relevantes como la unión de los nombres de los socios, el nombre del pueblo en el que está… y con esto estamos perdiendo la oportunidad de tener un nombre que funcione. Porque de lo que se trata es de que el nombre sume a la marca y por lo tanto a la empresa. No de que la empresa funciona a pesar de tener un nombre poco adecuado.

Un buen nombre nos ayudará a posicionarnos y diferenciarnos de nuestra competencia. Como todo en la disciplina de la gestión de marcas, buscar el nombre adecuado tiene una metodología y unos aspectos a tener en cuenta.

 

Un buen nombre debería cumplir estos objetivos:

Estratégico

El nombre es un elemento de la marca y como tal debe responder a la estrategia creada. Debe ser atractivo para el publico objetivo al que va dirigido y evocar los valores de la empresa.

Bollylandia paso a llamarse Qé y aumentó un 27% sus ventas. El nuevo nombre conectaba con un publico preadolescente acostumbrado a las palabras acortadas en mensajes de texto.

 

índice

Único

La diferenciación siempre es el elemento buscado dentro de una categoría. Salirse de la tendencia de un sector siempre ayuda a ser más reconocible y recordado.

Amena en su día fue una autentica revolución al usar un nombre mas emocional que tecnológico en una categoría como la telefonía.

Lo mismo pasó con Apple, llamar manzana a una compañía de ordenadores no era precisamente lo que se hacía en el sector de la informática (Xerox, Hewlett-Packard, IBM, Microsoft…)

apple

 

Eufónico

Eufónico significa simplemente que suene bien, que tenga una sonoridad agradable. Al igual que hay formas y materiales que nos resultan más agradables al tacto y la vista, hay ciertos sonidos que nos agradan más.

La compra es principalmente emocional por lo que seremos más propensos a comprar aquellas marcas que nos resulten sonoramente atractivas.

Sobre todo en el sector tecnólogico han tenido que dar un giro en sus estrategias de nombre ya que la tendencia era llamar a los productos "Asus eee PC1015PW", "LG Swift GT540"… pero parece más atractivo comprar un portatil Sony Vaio o una televisor Sony Bravia.

images

 

Legible/ pronunciable

Es importante que un nombre no solo suene bien si no que se lea y escriba fácilmente. Cuanto más fácil se lo pongamos al consumidor mucho mejor.  Si ya es difícil que memoricen nuestra marca, imagínate si se escribe diferente a cómo se pronuncia.

La norma dice que si alguna letra no se lee, lo correcto es prescindir de ella en el nombre. También debemos evitar en la medida de lo posible dos letras iguales juntas, a no ser que sea porque hemos elegido deliberadamente una palabra en otro idioma o porque sea una palabra que todos conozcamos.

Haägendazs , Volskwagen o Esteé Lauder no serían buenos nombres desde el punto de vista de la legibilidad y la facilidad de pronunciación.

El caso contrario es Kodak, del que se dice que su nombre nace de la búsqueda de una palabra que se pronunciara igual en el mayor número posible de lenguas.

 

Kodak-logo

Corto

La teoría dice una palabra mejor que dos, dos mejor que tres y tres como máximo. Si lo que buscamos es que el consumidor recuerde nuestro nombre tiene lógica pensar que cuanto más sencillo y corto sea, más fácil se lo pondremos.

La marca Bic nace del nombre de uno de sus fundadores, Marce Bich. En 1953 el publicista que llevaba la compañía, convenció a Bich para acortar su apellido a Bic y adoptarlo como una marca comercial para el bolígrafo. Era fácil de recordar y adaptable mundialmente, con lo que se colocó como una de las marcas de moda de la post-guerra. Han pasado 60 años y sigue funcionando como el primer día.

 

bic

Registrable

A parte de los los aspectos estratégicos, creativos y funcionales tenemos que tener en cuenta el tema legal. Los nombre se registran y se protegen para evitar fraudes y confusiones entre diferentes productos, por lo que necesitamos validar que el nombre que queremos usar esté libre en la categoría que nos interesa.

Saltarnos este paso y no comprobar que el nombre esté libre solo nos traerá problemas a la larga. Además del consecuente esfuerzo que supone cambiar un nombre.

Homeless, la marca de moda de mujer tuvo que cambiar su nombre a Hoss Intropia ya que cuando comenzaron a vender en otros mercados, se dieron cuenta que el nombre original no se podía registrar en Estados Unidos y Japón.

 

hoss-intropia-logo

Dominio libre

Hoy en día la presencia en Internet para una empresa es irrenunciable, por lo que es interesante ver cuales de los nombres que barajamos están libres, ya que esto puede ser un factor importantísimo para inclinar la balanza.

Y no solo deberíamos centrarnos en los dominios, si no también en perfiles de redes sociales ya que es muy posible que muchos clientes nos busquen dentro de ellas.

También es interesante hacer búsquedas en Internet con los nombres que estamos barajando, porque si devuelve muchas respuestas o se asocia con algún tema negativo, es posible que no sea el nombre más adecuado.

 

Exportable

En un mercado globalizado como el actual, hoy estamos vendiendo aquí pero puede que en 5 años vendamos en 10 países. Las marcas tienen la capacidad de expandirse y crecer si las gestionamos bien pero tenemos que tener en cuenta los idiomas y culturas de los diferentes lugares.

Lo recomendable es comprobar que el nombre que estamos valorando no tiene un significado negativo en otros idiomas y que no es igual o parecido a ninguna gran marca de ese país.

Errores de marcas por no cumplir esta premisa han sido muchos y algunos muy sonados. El Mitsubishi Pajero tuvo que cambiar su nombre por Montero en España y con el consecuente gasto que esto supone. Más listos estuvieron en Ikea al abrir su primera tienda en Tailandia. Comprobaron que todos los nombres de sus productos no tuvieran ningún significado negativo en ese país. Y menos mal que lo hicieron ya que el nombre 'Redalen' de una colección de camas significa “juegos sexuales previos”. No hubiera sido una gran entrada en un mercado nuevo.

ikea--647x300

 

[quote align="center" color="#999999"]Seguro que se nos ocurren marcas que no cumplen estos aspectos y aún así funcionan perfectamente. Esto es como todo, debes conocer las reglas para saber en que momento puedes romper alguna.[/quote]

Published by: MARINA GOÑI in Sin categoría

Leave a Reply